6 factores para saber cuánto cuesta hacerse o quitarse un tatuaje

Los tatuajes son una marca en el cuerpo que por muchos años se consideró como “permanente”, ya que si te realizabas un tatuaje y no te gustaba o simplemente te arrepentías, parecía no haber solución. Por suerte, hoy en día existen numerosos métodos para borrar esos indeseados tatuajes.

Pero para que no tengas que llegar a este extremo, te daremos algunos consejos y factores importantes que debes conocer antes de realizarte tu tatuaje y también luego de hacerlo.

Calcular precio de tatuaje

Generalmente el coste de un tatuaje no solo depende del tiempo que demore el tatuador en realizarlo. También depende de algunos factores involucrados, como pueden ser el tamaño del mismo, el lugar donde se haga el tatuaje, la reputación del tatuador, entre otros aspectos. 

Dicho esto, decidimos explicarte cómo calcular el precio de un tatuaje y así puedas estar seguro de tu decisión:

Tamaño del tatuaje 

El tamaño tiene un papel fundamental en el precio de un tatuaje, ya que a mayor medida o longitud del tatuaje, mayor es su coste, pues requiere de mayor detalle, precisión, material y tiempo. Al contrario de los tatuajes pequeños, ya que resultan más sencillos y la inversión de tiempo y dinero es menor.  

Zona del cuerpo donde se quiere realizar

Un buen tatuador puede tatuar con facilidad cualquier zona del cuerpo, sin embargo, existen áreas de la piel que son más delicadas, ameritan de mayor atención y otras que tienen formas diferentes las cuales obligan al tatuador a cambiar de posición a la que está acostumbrado, estos factores sumados al tiempo del tatuador, elevan el precio del tatuaje. 

Color del tatuaje y tipo de tinta

En cuanto a los colores, el precio también es relativo, pero son más bajos cuando llevan un solo color, ya que realizarse un tatuaje colorido puede elevar en gran medida su coste por la cantidad de tinta utilizada y los detalles que amerita trabajar en color la piel

La mezcla de colores puede ser complicada para algunos tatuadores, por lo que incrementa el coste del mismo. De igual forma pasa con los diseños especiales tatuados con tinta blanca que son un poco más elevados que los tatuajes en negro. 

Ilustración que se quiere tatuar

La ilustración es uno de los principales factores que incrementan o disminuyen el precio de un tatuaje. Sin importar su tamaño, el coste dependerá de la dificultad de la ilustración, mientras más sencilla sea, es decir que no tenga detalle, más económico será el tatuaje. 

Pero, si la ilustración es complicada y está llena de detalles, como las realistas de personas u objetos, su precio coste por ende aumenta, ya que el tatuador tardaría más en realizarlo, utilizaría mayor cantidad de material y se ocuparía de cuidar cada detalle para asemejar lo más posible el diseño. 

Reputación del tatuador 

En este caso el valor del tatuaje puede depender de varios factores. Empezando por la popularidad del artista, mientras más conocido y destacado por su trabajo sea, mayor será la suma a pagar por uno. 

Otro factor es la habilidad del tatuador y aunque esto varía significativamente, cuanto más hábil y experto sea el artista, más costoso puede resultar el trabajo. De igual forma otros factores como la técnica, la velocidad, el estudio donde trabaja y los materiales que utilice pueden incrementar el precio. 

¿Cuánto cuesta un tatuaje en la espalda?

Dependiendo del tamaño y si cubre o no toda la espalda, ronda entre 600 euros hasta 5000 euros. 

¿Cuánto cuesta un tatuaje en la pierna?

Si el tatuaje de la pierna es de un solo color puede costar entre 350 euros y 600 euros, pero si involucra color, su rango está desde 500 euros hasta 2000 euros. 

¿Cuánto cuesta un tatuaje en la mano?

Este tipo de tatuajes generalmente son sencillos y su precio va entre 250 euros hasta 600 euros. 

¿Cuánto cuesta un tatuaje en el brazo?

Depende de la zona del brazo, si es el antebrazo puede costar desde 300 euros hasta 1300 euros. 

¿Cuánto cuesta quitarse un tatuaje?

Así como hay factores que influyen en el precio para realizarse un tatuaje, ocurre también para quitárselo o borrar esa tinta de la piel, pues generalmente dependerá de las sesiones y el tratamiento. Sin más preámbulo algunos  de  esos factores son:

Tamaño del tatuaje 

Es principalmente el factor que más aumenta el coste de borrar un tatuaje, ya que si el tatuaje es muy grande es más complicado borrar y ocupara más sesiones de tratamientos u otros métodos que el especialista considere más efectivos, los cuales suben el precio del tratamiento. 

Color y tipo de tinta 

Los tatuajes de colores son más difíciles de quitar  y requieren de más sesiones de tratamientos, lo que equivale a hacer una inversión más alta, en este caso la cantidad de tinta es mayor y permanece más tiempo en la piel, sobre todo en los colores rojos y verdes, lo que hace el tratamiento mucho más caro. 

En el caso de que el tatuaje que desees eliminar sea de un color oscuro, como negro, azul o gris, las sesiones de tratamiento son más cortas, ya que el láser está diseñado para captar la atención de estos colores y por eso los resultados se obtienen más rápido, dando como resultado un menor precio. 

Antigüedad del tatuaje

Este factor es muy importante, ya que a medida que pasan los años los tatuajes van perdiendo pigmentación, lo que los hace más sencillos de quitar y su coste es menor. Pero si el tatuaje es reciente, este aumentaría por la cantidad de sesiones. 

Tipo de tratamiento de eliminación 

Actualmente en la ciencia, hay numerosos tratamientos que te ayudarán a eliminar la pigmentación de un tatuaje hasta borrarlo en su totalidad, estos tratamientos son:

  • Láser: es la técnica más utilizada en el mundo para borrar tatuajes y se realiza con láseres de pulsos ultracortos, que abarcan gran precisión y lograr eliminar un tatuaje en poco tiempo. El precio de este tratamiento radica entre 70 y 200 euros por sesión y estas pueden variar entre 6 y 15 sesiones. 
  • Luz pulsada IPL: este tratamiento es similar al láser pero consiste en emitir pulsos de luz sobre la piel, donde se obtienen resultados más rápidos y sin dolor alguno. Sin embargo su vaslor es más elevado que el del láser y puede ser desde 12 euros en adelante. 
  • Cirugía: este tratamiento se conoce como escisión quirúrgica y consiste en cortar el tatuaje y volver a coser la piel. Costando no solo la cicatriz sino el cuidado médico. 
  • Dermoabrasión: este tratamiento consiste en un pulido sobre la zona tatuada, causando irritación en algunos casos y cicatriz en la mayoría. 
  • Tratamientos caseros: este tratamiento es más que todo de farmacia y consiste en la aplicación de lociones o cremas despigmentadoras diseñadas para aclarar tatuajes, la cual no lo borra por completo.