Solución para los ojos hundidos en hombres

Este es un problema que afecta a gran parte de la población masculina y la persona afectada casi nunca se da cuenta de que tiene los ojos hundidos. Son muchas las causas para esta afección ocular, que puede ser fácilmente superada con buenos hábitos alimenticios y descanso oportuno.

Esta afección se denomina en términos médicos como enoftalmo y ocurre cuando hay un movimiento hacia la parte posterior de nuestra cara del globo ocular, como resultado de la pérdida de grasa en esa zona.

El efecto que causa el enoftalmo en las personas es meramente visual y se reconoce a simple vista como ojos hundidos. Es un problema de estética que puede corregirse conociendo las causas y las soluciones cuando nos ocurra.

Aunque raras veces los ojos hundidos producen consecuencias graves en nuestro organismo y sistema ocular, es importante que sepamos cuidarnos y evitar en lo posible que se convierta en un problema mucho mayor a la larga.

Dentro de las principales causas que pueden ocasionar ojos hundidos en los hombres se encentran las siguientes:

Forzar la vista (muchas horas en la pantalla)

Sabemos que muchos tenemos trabajos que requieren pasar horas en el computador, teléfono o pantallas electrónicas, esto genera en nuestro globo ocular una sobrecarga importante que da pie a que ocurra el enoftalmo.

Al no poder descansar correctamente durante horas del día o mientras miramos una pantalla, la piel alrededor de nuestro globo ocular pierde su grasa y elasticidad, dando pie a que se genere un efecto de ojo hundido.

Mala alimentación

Cuando comemos de manera incorrecta, esto quiere decir que no ingerimos las vitaminas y minerales necesarios de forma diaria, una de las primeras partes de nuestro cuerpo que lo sufre son los ojos y la piel.

Las personas con una mala alimentación y que carecen de una dieta balanceada son más propensas a tener ojos hundidos y hematomas en esa zona de la cara.

Dormir mal

La falta de sueño es casi tan dañina como permanecer muchas horas al frente de un monitor. Dormir fuera de nuestra cama, en horas irregulares y por periodos muy cortos genera en nuestros ojos muchas enfermedades incluyendo el efecto de enoftalmo.

El dar vueltas en la cama o despertarse a media noche también ocasiona problemas con nuestra vista y hundimiento en nuestra fibra ocular.

Envejecimiento

La edad es un factor que no podemos evitar, pero que nos va a degenerar más nuestra visión y efecto de ojos hundidos de acuerdo al ritmo de vida que hayamos llevado en nuestra etapa de juventud.

Es por esto la importancia de mantener un ritmo de vida sano y un sueño estable para no tener mayores problemas al llegar a la edad adulta. Ya que por cuestiones degenerativas de la piel, la grasa que cubre la zona de nuestros ojos se pierde de manera más rápida.

Pérdida de peso

Los ojos son reflejo de lo que consume nuestro cuerpo, una pérdida de peso muy drástica causada por una enfermedad crónica, problemas de bulimia o cirugías para perder peso, tienen como consecuencia la aparición de ojos hundidos en el hombre.

La grasa de la cara es de las primeras en desaparecer al perder peso, permitiendo de esta manera que los vasos sanguíneos queden expuestos y creando ese efecto de ojos hundidos de manera más evidente.

Genética

En muy contadas ocasiones una persona sana y con buen ritmo de vida puede tener enoftalmo, esto se debe a causas genéticas, puesto que el ADN heredado de nuestros padres puede venir con ciertas características en nuestra cuenca ocular que propicie esta condición.

Factores hereditarios como los rasgos de la cara y el nacer con poco tejido adiposo en esa zona, permite que los huesos se noten de manera más prominente y tengamos los ojos hundidos.

Alergias

Las personas que sufren constantemente de sinusitis o alergias comunes como aquellas al polvo, animales y olores muy fuertes son más propensas a tener efecto de ojos hundidos de manera intermitente a lo largo de sus vidas.

Esto se debe a que cuando ocurre este efecto de alergia causa obstrucción en las vías nasales de los hombres, dando paso a que nuestros ojos se hundan y se formen círculos de color negro debajo de ellos.

Infecciones nasales

La nariz se encuentra fuertemente ligada a nuestro sistema ocular, por lo que en la mayoría de las veces que ocurran problemas con los vasos sanguíneos de esa zona vamos a tener consecuencias en nuestros ojos.

Los senos nasales son cavidades que se encuentran entre los huesos de la cara, muy cercanos a la nariz y ojos, por lo que una inflamación de estos causa directamente un efecto de inmersión en nuestros globos oculares.

Lesiones

Un traumatismo o fractura en la zona ocular es muy probable que ocasione problemas de enoftalmo en nuestros ojos.

Cuando ocurren accidentes que envuelven a los huesos de nuestra cara y ojos estos tienen que recuperarse en un par de meses, pero la base o cuenca ocular es muy delicada y nunca se recupera por completo de esta clase de lesiones, permitiendo que el globo ocular tienda a hundirse.

Deshidratación

El área que protege a nuestros ojos no se encuentra constituida únicamente por músculos, huesos y grasa, también depende del agua para poder mantener su elasticidad y forma, es por ello que la deshidratación influye en tener ojos hundidos.

No hay que estar bajo un calor extremo durante el día para estar deshidratados, muchas veces cuando consumimos poca agua y líquidos no naturales como bebidas saborizantes, el cuerpo orina mucho pero no se hidrata correctamente ocasionando una deshidratación menos severa.